Una empresa es un sistema organizacional, es decir, un  conjunto de individuos que unidos por un interés común direccionan sus acciones a conseguir un objetivo u objetivos que les proporcionen beneficios.

 

Los sistemas organizacionales están regidos por reglas que sirven de guía para que esto sea posible, aunque la realidad hoy por hoy es que los resultados con frecuencia no son los esperados  y es aquí donde la herramienta de COACHING SISTEMICO E INTELIGENCIA EMOCIONAL es de gran importancia y utilidad.

Algunas de estas reglas están implantadas en la mayoría de modelos organizacionales y suelen girar en torno al producto y la demanda de consumo y otras muchas son obviadas como la creación del contexto adecuado donde la gestión es la más óptima.

 

Desde el enfoque del  Coaching sistémico todos los elementos ejercen influencia en el resultado final por lo que cada miembro debe tener orientación adecuada de su posición y funciones y haber adquirido conocimientos suficientes para la gestión del tiempo de trabajo y contar con motivación clara que le muevan hacia el objetivo. Esta labor les corresponde a los jefes de equipo.

El liderazgo de equipos con beneficios materiales y humanos pasa por la integración de tres órdenes básicos:

 

PERTENENCIA

JERARQUIA

EQUILIBRIO

 

El orden de pertenencia nos habla de una necesidad humana básica de sentirse parte de algo mayor y estar identificado de alguna manera con el entorno orientándonos y generando sensación de seguridad. De este orden se desprende la motivación necesaria para que los miembros de un equipo dirijan sus acciones al grupo con intensidad.

El orden de jerarquía nos informa de la estructura interna, del lugar y funciones que cada elemento del sistema ocupa.

El equilibrio entre los recursos tomados y los recursos generados, de dónde y hacia donde se dirigen estos recursos, son de vital importancia para que un sistema organizacional se desarrolle y se extienda en el tiempo con vitalidad.

 

El aporte de LA INTELIGENCIA EMOCIONAL  a la actividad laboral es revolucionario y tremendamente positivo, por que una empresa la componen PERSONAS, personas que sienten emociones y que en función  de ellas participan activamente o no en la labor común.

El COACHING SISTEMICO e INTELIGENCIA EMOCIONAL como método fusionado, propone entrenar personas que gestionen sus equipos sacando el máximo potencial humano, consiguiendo resultados extraordinarios, mejorando la calidad del trabajo e integrando mecanismos cooperativos que aumentan la eficacia y permiten la vida a largo plazo saludable de las empresas.

 

 

Los entrenamientos se realizan en propuestas personalizadas en función de las necesidades del grupo, se diseñan a medida teniendo en cuenta las características de la demanda concreta: QUE QUEREMOS CONSEGUIR.